domingo, 28 de agosto de 2016

EL EXPRESO DE SHANGHAI VII

El vestuario de la película juega con la evanescencia, el misterio y el enigma...Shanghai se viste en los momentos álgidos de la película con un ligero deshabillé cuajado de plumas de gallo salvaje en el cuello; con este vaporoso no vestido se pasea por el pasillo expresionista del tren en la noche asiática...Shanghai se reencuentra con su hombre y la estela de la gasa negra envuelve los silenciosos minutos. En otros momentos Shanghai se toca con sombrero militar o con un tocado de plumas y velo nebuloso, ella es casi una aparición y como tal se debe mostrar. Cuando más cobra protagonismo y lleva las riendas de la historia se despoja de sombreros y abalorios y con un sencillo vestido solo decorado con un gran lazo resuelve el entramado del nudo militar y de la pasión (ya lejanamente) amorosa.


Shanghai con su ligero deshabillé


Un tenue velo cubre su enigmático rostro


Shanghai Lily, todo glamour


Una mirada de soslayo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada